Personal

Una vez creí haber conocido mi propósito, haber tenido un estilo de vida y de pensamiento propio, pero cuando fallas, te fallas a ti mismo todo cambia y ya nada tiene sentido. Puedo recordar todo lo que me gustaba, lo mucho que reía y hacia reír, pero ya no es lo mismo, no es igual.

Antes leía por placer, por sentirme envuelta en una nueva aventura de 300 páginas, era efímero, pero ahora solo lo hago para tener una salida de escape, algunas veces me siento esperanzada y comienzo a teclear, a redactar y a recordar lo bien que me hacía sentir esto, pero cuando lo leo, cuando lo veo finalizado, simplemente no se siente igual.

Seguir leyendo “Personal”

What are you feeling?

Foto: Cortesía

Esa es la pregunta que ahora la atormentaba, que estás sintiendo realmente? Estaba tan cansada de todo lo que la rodeaba, de las añoranzas que la acompañan en esos recuerdos donde más fue feliz. Era fantástica, alegre, feliz y su alma estaba llena de vida, pero sentía la sensación de hace un tiempo que todo eso había muerto. Su alma, su vida estaba apagada y encadenada a continuar así si no conseguía respuestas. Sólo le quedaba una oportunidad más para descubrir lo que siente.

Seguir leyendo “What are you feeling?”

Sin título

No sabía que se veía la mayor tormenta de mi vida, no tenía idea alguna, aunque realmente presentía que algo cambiaría ese día.

Era una mañana hermosa de verano, había despertado temprano con las ganas de correr las cortinas que tapan el hermoso balcón de mi habitación. Primera vez que me ponía a contemplarlo, tenía una hermosas cortinas blancas cayendo alrededor, las manillas eran preciosas no cabía duda alguna, un color gris plomo hacía que sus marcos brillaran cuando el sol reflejaba las ventanas. Mi madre sí que tenía buen gusto, pensé. Me arme de valor y después de mucho tiempo decidí salir a admirar la vista que me rodeaba. Palmeras altas, jardines perfectamente cortados y el sonido del mar a los lejos. Hacía tiempo que no pasaba los días de sol en aquel lugar, después de dos años quién había imaginado que yo regresaría.

El sonido de mi teléfono hizo que no indargara más en aquellos recuerdos, me concentré y leí el mensaje que acababa de recibir.

-Date prisa gilipollas, te espero en el centro dentro de 30min. Es de vida o muerte.

Seguir leyendo “Sin título”