Desde lo más profundo.

Foto: Cortesía

Siempre he querido escribir sobre el amor, pero realmente es difícil cuando sólo piensas que es tan real y puro como el de las películas, como ese amor que describen los grandes literarios en sus libros, ese amor con el te hace soñar tu irrealidad.

Conseguir tu alma gemela en una persona, encontrarte a ti mismo a través de sus ojos, sentir ruido cuando están en silencio porque lo único que deseas escuchar es el latido de su corazón rápidamente. No creo en esas frases que dicen: “El verdadero amor te da paz, te hace ir lento y te demuestra que no es necesario buscar”, eso es pura bullshit. ¿Quién se negaría a sentir mil emociones al mismo tiempo? ¿Quién se negaría a querer gritar sus sentimientos?, sólo el miedo nos hace perder las grandes capacidades de amar.

Algunas veces quisiera tener todos mis sentidos a flor de piel para detener el momento en que ese amor te roza la piel, te toma de la mano o se te acerca para darte un beso. No importa sí tienes 15, 25 o 40 años, el amor es el amor y merecemos conseguir a alguien que le brillen los ojos al mirarte, porque créanme, eso sí existe.

Que básicos caemos todos por culpa de la rutina, porque ha medida que vamos creciendo nos damos cuenta que el sentimiento fuerte hacía una persona no vale de nada cuando no están compartiendo el mismo sentimiento, cuando te hacen daño.

El amor no tiene definición, no tiene explicación; es sentir la respiración entre cortada con cuando él se acerca, que te den escalofríos cuando te susurra al oído y es que en este mundo de mortales el amor se queda corto, pero en cierto momento logras conseguirlo y te impulsa a realizar locuras. ¡Que buen sabor tienen al final!

¿Es que podrías amar a alguien tanto como a ti mismo? ¿Es qué dejarías que entrara sin ninguna razón a tu vida? Imposible, cuando nos negamos a ser infieles a un sentimiento por muchos prejuicios, por mucho orgullo y por mucha tontería realmente.

En la poesía, en la literatura, consigues soñar y volar. Es tan efímero esa milésima de segundo cuando escuchas por primera vez un “te quiero”, cuando tienes que despedirte y sólo te volteas esperando que esa persona se devuelva para darte un beso y saber que no ha pasado más de un minuto y ya te extraña.

Nadie escribe por escribir y sí realmente un sentimiento como este no existiera, no seríamos capaces ni siquiera de inventarlo. Que triste es el querer cuando no es correspondido.

Con el amor no tienes opción, pero estamos muy avanzados quizás para pensar en eso y es que sí todavía dudan del querer, es porque tienen miedo del dolor y es cierto, el amor duele, duele hasta tener la sensación de un corazón roto, pero no es nuestro corazón el qué dejó de latir, fue nuestro sentir el que se convirtió vulnerable.

Sí me dan a elegir entre escuchar historias de amor y vivir una, prefiero correr el riesgo del dolor, pero vivir una a mi manera.

Anónimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s